Consúltanos tus dudas

PAIF: Planes de Autoprotección por Riesgo de Incendio Forestal

Los incendios forestales actualmente constituyen un importante problema, tanto por la grave repercusión que tiene la destrucción de extensas masas forestales sobre el medio ambiente, como por los daños que ocasionan de modo inmediato a las personas y bienes. Estos siniestros contribuyen a degradar las condiciones básicas para asegurar la necesaria calidad de vida a la población.

La existencia de numerosas y dispersas áreas residenciales y otras instalaciones urbanas en las inmediaciones de zonas forestales o inmersas en éstas, han aumentado la presión histórica de incendio forestal en áreas que pueden desarrollar potencialmente incendios de gran intensidad. La interacción entre el medio forestal y las áreas urbanas supone elevados riesgos para la población y sus bienes, especialmente en las zonas de contacto entre viviendas y terreno forestal. Estas áreas, en su amplio sentido y de manera genérica, se conocen como zonas de interfaz urbano-forestal.

La problemática de los enclaves urbanos situados en zona forestal viene caracterizada fundamentalmente por una doble peligrosidad:

  • El peligro de ser afectadas por los incendios forestales.
  • El riesgo de generar incendios forestales.

En estas zonas de interfaz urbano-forestal es muy importante disponer de una efectiva planificación del dispositivo de defensa contra incendios forestales, convirtiéndose el problema de los incendios forestales en una cuestión de protección civil.

Se hace necesaria  una planificación en medidas preventivas, de autoprotección y evacuación de las poblaciones, para proteger a las personas y sus bienes de la manera más eficaz. Para lograr esto, es necesario contar con planes de autoprotección para dichas zonas.

Hay que tener presente que el primer responsable de la seguridad personal es uno mismo. No cabe traspasar a los demás, otras personas o instituciones, la responsabilidad de la propia seguridad tanto en la vivienda como en las actitudes y acciones a tomar ya sean pasivas como proactivas.

¿Qué es un PAIF?

Un plan de autoprotección contra incendios forestales (PAIF/PAU) es un documento estratégico que detalla las medidas y acciones que una entidad o una comunidad debe tomar para prevenir, prepararse y responder ante la amenaza de incendios en zonas forestales. Estos planes son esenciales para garantizar la seguridad de las personas, proteger propiedades y preservar el medio ambiente.

Los elementos clave que suelen incluirse en los planes de autoprotección contra incendios forestales son los siguientes:

  • Identificación de Riesgos

Evaluación detallada de los riesgos específicos de incendios forestales en la zona.

  • Zonificación de Riesgos

División del territorio en zonas según el nivel de riesgo, lo que permite una respuesta diferenciada.

  • Identificación de elementos vulnerables

Evaluación e inventario detallado de los elementos vulnerables en la zona.

  • Inventario de Recursos

Listado de recursos disponibles para la prevención y extinción de incendios, como equipos, personal y tecnología.

  • Sistemas de Alerta Temprana

Establecimiento de sistemas eficientes para detectar y alertar sobre incendios en etapas iniciales.

  • Evacuación y Refugio

Planificación detallada de rutas de evacuación, puntos de encuentro y zonas de refugio.

  • Prevención y Reducción de Combustibles

Estrategias para reducir la carga de combustibles, como la gestión de vegetación y la creación de cortafuegos.

  • Capacitación y Sensibilización

Programas de formación para la comunidad y el personal involucrado en la prevención y respuesta.

  • Coordinación con Autoridades

Establecimiento de protocolos de coordinación con servicios de emergencia y otras autoridades competentes.

  • Comunicación

Desarrollo de sistemas de comunicación efectiva para informar a la comunidad sobre riesgos y acciones preventivas.

  • Simulacros y Ejercicios

Realización periódica de simulacros para evaluar la eficacia del plan y mejorar la preparación.

  • Revisión y Actualización Continua

Proceso constante de revisión y actualización del plan para adaptarse a cambios en el entorno y lecciones aprendidas de eventos anteriores.

¿Son obligatorios los PAIF?

La legislación básica sobre los PAIF queda recogida en Real Decreto 893/2013, de 15 de noviembre, por el que se aprueba la Directriz básica de planificación de protección civil de emergencia por incendios forestales, que en su Título III, apartado 3.6, se refiere a los Planes de autoprotección por riesgo de incendio forestal.

Establecen que la elaboración de los planes de autoprotección por riesgo de incendio forestal será responsabilidad de la persona, física o jurídica, titular de las instalaciones o edificaciones a las que el plan se refiera, de conformidad con lo que se establezca por el órgano competente de la Comunidad Autónoma que corresponda.

PAIF

También indica que las nuevas instalaciones y edificaciones ubicadas en áreas de interfaz urbano-forestal, se atendrán a lo establecido en el Anexo II, y los lugares e instalaciones de acampada a lo establecido en el Anexo III de este Real Decreto.

Cada Comunidad Autónoma ha desarrollado la normativa, donde varias de ellas obligan o recomiendan la realización de PAIF  a zonas de interfaz urbano-forestal  ya construidas, no solo a las nuevas instalaciones.

¿Quién tiene que tener un PAIF?

Las entidades urbanísticas, núcleos de población aislada, urbanizaciones, campings, empresas e instalaciones o actividades ubicadas en terrenos forestales y/o en la zona de influencia forestal deben disponer de un Plan de Autoprotección contra Incendios Forestales (PAIF).

En algunas Comunidades Autónomas, obligadas por la ley, en todos los casos, muy recomendable. No hay que olvidar que es esencial tener en cuenta que la responsabilidad primordial de la seguridad personal recae en cada individuo y entidad.

Es importante adaptar los planes de autoprotección a las características específicas de cada área, considerando los riesgos particulares y las condiciones locales. La colaboración entre autoridades locales, servicios de emergencia y la comunidad es esencial para implementar y mantener efectivamente estos planes.

La elaboración de un plan de autoprotección contra incendios forestales debe ser llevada a cabo por profesionales competentes y adaptarse a las características específicas de cada área. Estos planes son fundamentales para garantizar una respuesta efectiva y proteger la seguridad y los recursos en riesgo.

En Basotec, como consultoría medioambiental, rural y forestal, contamos con una amplia experiencia en la asistencia a empresas y organismos en la elaboración de estos planes. No dudes en comunicarte con nosotros para obtener más información y asesoramiento.