Consúltanos tus dudas

PAU: Planes de Autoprotección por Riesgo de Incendio Forestal

En la actualidad, los incendios forestales representan un problema significativo, tanto por las graves repercusiones ambientales derivadas de la destrucción de extensas áreas boscosas, como por los daños inmediatos que ocasionan a las personas y a la propiedad. Estos siniestros contribuyen a la degradación de las condiciones fundamentales para garantizar la calidad de vida necesaria para la población. Es imprescindible llevar a cabo una planificación que incluya medidas preventivas, de autoprotección y evacuación para resguardar de manera eficaz a las poblaciones, protegiendo tanto a las personas como a sus propiedades. Para alcanzar este objetivo, es esencial contar con planes de autoprotección específicamente diseñados para dichas áreas. Estas medidas de autoprotección van a quedar recogidas en los Planes de autoprotección por riesgo de incendio forestal (PAU/PAIF)

La normativa básica sobre los Planes de Autoprotección contra Incendios Forestales (PAU) se encuentra establecida en el Real Decreto 893/2013, de 15 de noviembre. Este decreto aprueba la Directriz básica de planificación de protección civil de emergencia por incendios forestales. En su Título III, apartado 3.6, se aborda específicamente la temática de los Planes de Autoprotección relacionados con el riesgo de incendios forestales.

Funciones básicas del PAU

Las funciones básicas recogidas en el artículo 3.6.3 del Real Decreto son las siguientes:

  • Complementar las labores de prevención, vigilancia y detección previstas en los planes de ámbito superior.
  • Facilitar las tareas de extinción por los servicios públicos y, en su caso, organizar los medios humanos y materiales disponibles para una primera intervención hasta la llegada e intervención de aquellos.
  • Garantizar la posible evacuación de las personas ocupantes de las instalaciones o edificaciones.

Contenido mínimo del PAU

Sin perjuicio de lo establecido en el Real Decreto 393/2007, los planes de autoprotección por riesgo de incendio forestal tendrán el contenido mínimo siguiente:

  • Identificación de los titulares y del emplazamiento de la instalación, edificación o conjunto de las mismas objeto del plan.
  • Planos de situación de la zona así como de vías de acceso y paso, depósitos y tomas de agua, extintores portátiles, vías de evacuación y lugares de concentración para caso de evacuación.
  • Inventario y descripción de las medidas y medios que prevengan la generación de incendio forestal.
  • Programa de mantenimiento de instalaciones y de actuaciones preventivas de los elementos vulnerables expuestos a proteger.
  • Plan de actuación ante emergencia por incendio forestal.
  • Directorio de comunicación y plan de avisos a servicios públicos de intervención en caso de emergencia por incendio forestal.

PAU en las nuevas edificaciones o instalaciones

En el Anexo II del Real Decreto 393/2007, se indican las especificaciones relativas a los planes de autoprotección por riesgo de incendio forestal de las nuevas edificaciones o instalaciones ubicadas en áreas de interfaz urbano-forestal.

Señala que se deberán cumplir con las siguientes medidas

  • A fin de disminuir o romper la continuidad de los combustibles forestales se deberá asegurar la existencia de una faja perimetral de protección de 30 metros de ancho dentro de la misma propiedad, alrededor de la urbanización, edificación o instalación, medida desde el límite exterior de la edificación o instalación destinada a las personas, libre de vegetación seca y con la masa arbórea aclarada. Siempre que sea posible, esta faja deberá ser de, al menos, ocho veces la altura de la vegetación dominante.
  • En las zonas de alto riesgo (ZAR) de incendio declaradas por cada Comunidad Autónoma, será necesario adoptar medidas especiales de autoprotección pasiva de la edificación o instalación frente a posibles fuentes de ignición procedente de incendios forestales.
  • Las infraestructuras de servicio a las edificaciones o instalaciones incluidas en zonas de alto riesgo (ZAR) de incendio, tendrán, según lo establecido en el artículo 48.6 de lac, de 21 de noviembre, servidumbre de uso para su utilización por los servicios de prevención y extinción de incendios. A estos efectos las pistas que se realicen habrán de reunir las siguientes características:
  • ancho de la vía: de cinco metros en viales con dirección en dos sentidos, y a tres metros en viales de sentido único. Se establecerá en estas vías la debida señalización de acuerdo con las normas de tráfico
  • radio mínimo de giro interior de las curvas: 5 metros
  • gálibo de seguridad de poda de árboles: 5 metros
  • pendiente de la vía: inferior al 12%, pudiendo llegar ocasionalmente al 20% como máximo
  • zonas de cambio de sentido para cada kilómetro de vía, debiendo ser de 200 metros cuadrados y 8 metros mínimo de largo.
  • Las urbanizaciones y edificaciones para uso industrial deberán disponer de una red perimetral de hidrantes según normativa específica o, al menos:
  • diámetro de la conducción de 100 mm
  • caudal de 17 l/s
  • presión mínima de 1 bar.
  • En su defecto contará con tomas de agua (caudal de 12 l/s o de acuerdo con lo establecido reglamentariamente).
  • Todos los sistemas de defensa contra incendios deberán estar adecuadamente señalizados, de acuerdo con la normativa en vigor.

En el Anexo III del Real Decreto 393/2007 se señalan las especificaciones relativas a los planes de autoprotección por riesgo de incendio forestal de las instalaciones de acampada

Los lugares e instalaciones de acampada que no tengan continuidad inmediata con la trama urbana y resulten colindantes con el monte o zonas de influencia forestal, tendrán que cumplir, sin perjuicio de lo previsto para los de capacidad superior a 2.000 personas por la Norma Básica de Autoprotección de los Centros, establecimientos y dependencias dedicadas a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia, tendrán que seguir lo señalado en este Anexo III, que amplían las especificaciones ya reflejadas del Anexo II.

La realización de un plan de autoprotección contra incendios forestales requiere la intervención de profesionales cualificados con la capacidad técnica para abordar los aspectos relacionados con la autoprotección. En Basotec, como consultoría medioambiental, rural y forestal, contamos con una amplia experiencia en la asistencia a empresas y organismos en la elaboración de estos planes. No dudes en comunicarte con nosotros para obtener más información y asesoramiento.